LA TRADICIÓN CORAL EN LA SEMANA SANTA DE NOVELDA

Por Paloma Martínez Amorós

Componente del Cor de Cambra “Ars Nova”.

Seguro que a todos los noveldenses, o a casi todos, cuando pensamos en la Semana Santa, nos viene a la mente una procesión entrañable y emotiva como es la del Silencio del Jueves Santo. Esa sensación de serenidad cuando paran los tambores al llegar el Cristo crucificado a la puerta de los Padres Reparadores… esas voces que cantan con devoción al Señor en la cruz… Es una ocasión que esperamos y disfrutamos año tras año.

Antiguamente, algunos recordarán, era un grupo de hombres, que formaban la Capilla Musical Parroquial, los encargados de amenizar los actos religiosos. Ya que en Novelda no existían traslados y procesiones propias de cofradías, sus vecinos dedicaban su buen hacer en realzar la liturgia con la participación de la Capilla Musical. Interpretaban composiciones como las Pasiones según San Mateo y según San Juan, obras de Don Ernesto Villar , las cuales fueron compuestas para ser interpretadas en San Pedro y estrenadas en 1911. Igualmente se cantaron composiciones de las misas de Ravanello y de Perosi, Misereres, Lamentaciones y motetes de Palestrina y de De Victoria  y  obras de maestros noveldenses como Don Ernesto Gómez.

Durante los años 30 se prohibió celebrar las procesiones tradicionales por vía pública y tras restaurarse estos actos, volvieron a cantarse los cultos de manera que desde el Domingo de Ramos hasta el Domingo de Pascua  se sucedían los cantos  en las Misas solemnes; volvían ha interpretarse  el Pange Lingua  y el Cristus Factus de Palestrina, las lamentaciones de Perosi o los Kiries y  Santus del maestro Iranzo.

Con el tiempo se introdujeron algunos cambios y fue en el año 83, cuando un componente de la Hermandad del Cristo de la Agonía, que también lo era del Orfeón Noveldense Solidaridad, propuso contratar a esta coral para cantar en la Procesión del Silencio del Jueves Santo. Lo hicieron en tres paradas del recorrido: en los Padres Reparadores, en la CAM y en el ayuntamiento. Lo más admirable es que lo hicieron gratuitamente, porque era para el pueblo. Ellos también cantaron, y cantan en la actualidad, canciones como el Popule Meus de autor desconocido que se interpretaban tradicionalmente. Estos cantores imprimen en este acto, la sensibilidad y el sosiego que muchas personas esperan encontrar en la Semana Santa. Más tarde, por motivos que no atañían al coro, se decidió acortar la actuación, y se suprimió el recital en la Caja de Ahorros.

Pero gracias al presidente de la Coral San José de Cluny que solicitó “recuperar la vieja tradición de cantar dos o tres motetes desde la terraza del Casino”, desde el año 2000, vienen aportando gran solemnidad a la procesión del Silencio. La interpretación de esta masa coral es impresionante, porque con la gran cantidad de coralistas y el silencio de la noche, se podría decir que resuenan en toda Novelda.

Pero no sólo se canta en la procesión del Silencio. Después de ésta, a la 1 de la madrugada del Viernes Santo, comienza el Traslado del Santo Entierro, y en esta ocasión es el Cor de cambra Ars Nova el que acompaña al Santo Sepulcro. No es una procesión muy conocida y debido a las altas horas de la noche y a las bajas temperaturas, no suele ser presenciada por mucha gente. Aunque, sin duda alguna, es digna de ver. La coral hace de corte al paso durante todo el recorrido entonando melodías, algunas de ellas como el Cristus Factus de Palestrina, recuperadas de la tradición. En el año 1996 comienza esta actuación y un año antes, por mediación de un componente del coro que también lo era del Paso del Encuentro, se propone a este grupo   coral que acompañe a dicho paso, en la procesión que acontece en Martes Santo. Mientras el pueblo reza el Vía Crucis, se vuelve a interpretar, desde entonces, cada año, el repertorio que se a cantado desde siempre y a los maestros de toda la vida: Perosi, Palestrina, Gomis, etc.

Otro acto que acontece durante esta semana es el pregón de Semana Santa, que hasta el momento se ha realizado el sábado anterior al Viernes de Dolor. Cada año se proclama pregonero a una personalidad como el Rvdo. Vicente Muñoz Pellín, José María Aguado Camús o Amadeo Sala Cola y para amenizar el acto, al igual que todas las hermandades participan como una sola, como si se tratara de otra hermandad, todas las corales comparten el protagonismo. Por citar alguna ocasión, en 1999 cantó el Coro de la Unión Musical “Santa María Magdalena” y en los años 2000 y 2003 interpretaron la misa cantada de ese día el Cor de Cambra “Ars Nova” y el Orfeón Noveldense “Solidaridad”, respectivamente, y así año tras año.

Como coralista y desde el punto de vista de que las tradiciones no deben desaparecer,  los noveldenses que hemos recogido el relevo, tenemos que poner todo nuestro empeño en que esto no ocurra. Intentaremos poner el corazón cada vez que cantemos para mantener viva esa emoción y esa devoción con la que siempre se ha cantado en la Semana Santa. Y esperemos que sepamos mantenerlo, nosotros y las próximas generaciones, para siempre.

Revista Semana Santa de Novelda. Año 2006

Anuncios

Aquí puede escribir su comentario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: